Google Tag Manager

La mirada fotográfica sobre la sequía de la Amazonía

Las mujeres cisgénero, trans y no binaria trabajan en la cobertura fotográfica de la mayor sequía de la historia de la Amazonía, pero tienen sus obras puestas a disposición por los medios tradicionales que optan por remunerar y celebrar la trayectoria de los hombres.

Imágenes aéreas del lago de Tefé, el 26 de octubre (Foto: Samara Souza)
Imágenes aéreas del lago de Tefé, el 26 de octubre (Foto: Samara Souza)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Manaus (AM) Los efectos de la crisis climática son devastadores en la región amazónica este año. Desde septiembre, la sequía extrema se combinó con un intenso calor aísla indígenas y riberines en aldeas y comunidades alejados de los centros urbanos y dependiente casi exclusivamente del camino fluvial.

Sin los caminos de lagos, arroyos, paranás y ríos, sufren la escasez de alimentos y agua potable. En las ciudades, el humo tóxico causado por acciones criminales relacionadas con la deforestación y los incendios se apodera del aire y cambia drásticamente la vida cotidiana de las personas, afectando gravemente la salud pública. Los peces y marsopas mueren en las aguas cálidas, que ya han alcanzado una temperatura de 39oC, dos por encima de la temperatura media del cuerpo humano.

Ante el escenario de destrucción, los fotógrafos y fotoperiodistas, Grazi Praia, Juliana Pesqueira, Marizilda Cruppe, Nathalie Brasil, Samara Souza y Stéffani Azevedo, se dedican a registrar la emergencia climática en la Amazonía. Independiente o asociado a los medios de comunicación, las organizaciones audiovisuales y no gubernamentales, el interés común es denunciar la tragedia ambiental. La obra, sin embargo, despierta angustia en Samara Souza, periodista y fotógrafa documental durante seis años. Profesional independiente, cubre la sequía en la Amazonía por primera vez.

Los registros realizados por la fotógrafa Nathalie Brasil muestran a un Manaus afectado por la sequía y el humo (Foto: Nathalie Brazil)
Los registros realizados por la fotógrafa Nathalie Brasil muestran a un Manaus afectado por la sequía y el humo (Foto: Nathalie Brazil)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pasando por los lugares y viendo la tierra seca, sin un río, duele en muchos lugares. La angustijo de ver a la población sin agua potable, sin comida, la tristeza de ver los peces y las marsopas muertas no me cruzan sin una profunda tristeza, dijo en una entrevista con la Amazonía Real.

El fotoperiodista cubrió la sequía en ciudades como Tefé, Manaus e Iranduba, en la Amazonia. Lo que más llamó la atención fue escuchar los testimonios de personas vulnerables, con dificultades cotidianas a causa de la sequía. La gente está caminando distancias más largas y cuando hablo con ellos escucho los comentarios sólo hablar y discutir cómo pueden haber llegado a ese punto.

La mirada fotográfica de Samaras indica que el paisaje está cambiando rápidamente con los impactos de la crisis ambiental. Cada disco es una sensación de que no veo ese lugar de la misma manera en poco tiempo, se lamenta.

Nathalie Brasil ha trabajado durante 12 años como fotoperiodista y ha tenido publicaciones en Diário do Amazonas, Estadáo, Exame y Glamour. Hoy actúa de forma independiente y por primera vez cubre la sequía. El fotoperiodista grabó escenas durante la ruta en la carretera entre los municipios de Iranduba y Cacau Pirera y también en el borde de Manas Moderna, en el centro de la capital.

Me llama la culpa de fotografiar un lugar que ni siquiera se parece a mi ciudad. Vi que las cosas se volvían grises. Hace unos meses estaba fotografiando la ciudad desde arriba y todo era colorido. Además, la gente sigue su vida porque necesita, no tiene otra opción, incluso inhalar humo, necesita caminar tres veces más para llegar a los barcos. Tienen que seguir trabajando, a pesar de todo.

Afirma que, como fotoperiodista, tiene el deber de registrar la sequía, y el trabajo es una forma de mostrar esta realidad a las personas que no están en la Amazonía. Siempre he vivido en Manaos, he nacido aquí y sigo muchas cosas que pasan en la ciudad. La sequía no sería diferente, sobre todo en esta proporción. Creo que mi trabajo puede llegar a muchas personas que no conocen el Amazonas y a través de mis fotografías pueden conocer y reflexionar sobre el norte del país.

Para Juliana Pesqueira, fotógrafa independiente desde hace 11 años y subeditor de fotografía en la Amazonia Real, la responsabilidad es registrar con dignidad a las personas que se encuentran en condiciones de extrema vulnerabilidad en la sequía. Pensar en cómo las imágenes pueden trascender las pantallas para que la gente entienda la Amazonía como un ecosistema formado por todos los que viven aquí, defee la imagen de la Amazonia como un lugar siempre rico, hermoso y sin problemas, dice.

Doña Inácia, residente de la aldea Branquinho, muestra el impacto de la sequía en la única fuente de agua potable para su familia (Foto: Juliana Pesqueira / Royal Amazon).

Juliana colabora desde 2017 con Coletivo Protect en agendas de formación en comunicación popular y cobertura periodística. Ha participado en exposiciones en el X Festival de Fotografía de Tiradentes, en Minas Gerais, y en Galeria do Largo, en Amazonas. También cubre la sequía por primera vez. El subeditor de la Amazonía real acompañó al periodista Elaíze Farias, cofundador y editor de contenidos de la agencia de noticias, en una visita a la ldeia Branquinho, en el río Tarum-Au, a principios de octubre. La intención era ver de cerca los efectos de la sequía extrema en la vida de las comunidades rurales y ribereñas.

En esta agenda tuvimos que tirar al menos siete veces del barco para desatar los bancos de arena y caminar otras dos horas para llegar al pueblo Branquinho. En el camino, además del cansancio extremo causado por el sol, fue posible ver una vegetación diferente, el vapor que se elevaba desde el suelo encontró la vegetación seca. No se descomponía, estaba seco, sin vida, no había señales de viento, era sólo un camino seco, con hojas secas, y mucho vapor saliendo del suelo.

El viaje en la comunidad fue guiado por líderes indígenas que atrajeron la devastación ambiental. Mostraron un jardín seco, árboles que no florecían ni fructían y los manantiales, donde sacaban agua para beber, se secaban.

Cobertura hecha para la Amazonía Real: visita al pueblo Branquinho, en el río Tarum. En el camino, los líderes y equipos de la Amazonía Real tuvieron que caminar unos 2 km hasta la sede de la comunidad (Foto: Juliana Pesqueira / Real Amazon).
Cobertura hecha para la Amazonía Real: visita al pueblo Branquinho, en el río Tarum. En el camino, los líderes y equipos de la Amazonía Real tuvieron que caminar unos 2 km hasta la sede de la comunidad (Foto: Juliana Pesqueira / Real Amazon).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para ella, poder trabajar de forma crítica sobre los impactos reales causados por la crisis climática es contribuir a la reflexión de que hay personas que viven en la Amazonía, con formas específicas de vida y cultura, y que dependen de un ecosistema equilibrado para la subsistencia.

Stéffane Azevedo es periodista, fotógrafa y estudiante de posgrado en Derechos Humanos en el Contexto de Políticas Públicas por la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Minas Gerais. Con experiencia en el área socioambiental, hoy trabaja de forma independiente y fue asistente de cámara del programa Retorter’s Profession en la cobertura de sequía en la Amazonía.

El periodista fotografiado en las inmediaciones del municipio de Tefé, en el interior de la Amazonía. Entre los pueblos y comunidades ribereñas que visitaron se encuentran la Reserva de Desarrollo Sostenible de Mamirauá, en las comunidades de Boca do Mamirauá y los pueblos Vila Alencar Porto Praia, a una hora de Tefé en pleno clima. También fue a la aldea de Arauiri, del pueblo Kokama, una comunidad totalmente aislada.

Lo que más llama la atención es la invisibilidad de los pueblos cercanos a la región de Tefé, una borrado de historias y personas por parte de la sociedad civil y, sobre todo, por el poder público. La gente que vive en Tefé no tiene la menor idea de dónde están la mayoría de los pueblos, lo que me conmoción, porque estos pueblos están tan cerca de la ciudad”, dice.

Los indígenas sufren de olvido por parte del poder público, en la aldea de Arauiri. Saliendo del lago Tefé hacia el pueblo tomó 1h20 de voadeira, 50 minutos de senderismo y 15 de rabeta. Inscripción el 20 de octubre (Foto: Stéffane Azevedo).

Stéffane dirige la mirada hacia los niños y las mujeres, muy perjudicada por los impactos ambientales. En los últimos meses, el periodista ha seguido de cerca el viaje que los niños y adolescentes realizan para llegar a sus escuelas y la lucha de los maestros por obtener recursos en pueblos indígenas.

Creo que siempre vale la pena la pregunta: quién ve realmente el Amazonas? Quién está haciendo algo por esta gente? Siempre somos nosotros. En esta región, los que más sufren de borrado son los pueblos indígenas. Quién amplifica las voces de las poblaciones indígenas? – pregunta.

Los ojos de las mujeres, que son las más afectadas por el cambio climático, dice Stéffane, permite destacar a las afectadas todos los días. Quiero sacar a la vista de lo que cruza a las mujeres en la Amazonía en medio de la sequía extrema.

Inclusión de la diversidad de género

A pesar del desempeño y la participación de cada vez más mujeres trans y no binarios y personas en la cobertura de la sequía histórica en la Amazonía, las imágenes y fotos de los hombres, especialmente aquellos que son blancos y cisgénero, todavía se priorizan en los medios de comunicación y otros medios de comunicación. Nuestros cuerpos, nuestra identidad y género son nuestras elecciones individuales. Somos lo que queramos ser. Eso no coincide con nuestras habilidades. Hay un lugar cómodo para pensar que los hombres cis son insustituibles, especialmente en ciertos tipos de cobertura fotográfica, dice la fotógrafa, cineasta, directora y productora Grazi Praia.

Grazi, persona no binaria, lleva 13 años en la fotografía y ha sido premido en cuatro categorías en el Festival Pirarcurta del Cine Universitario de 2019, además de participar en varias exposiciones locales y nacionales. Ahora, Grazi registra y cubre la sequía en Manaos. El fotógrafo dice que cuando se enfrentó al humo en la ciudad desde principios de octubre, decidió actuar, aunque no tenía ningún recurso para ir a todos los lugares que quisieran.

Delitos ambientales, 11 de octubre de 2023: Manaus con humo, basura y sequía. La desigualdad social aparece en la falta de saneamiento básico (Foto: Grazi Praia)

El 11 de octubre sentí que debía tomar medidas con respecto a los incendios en la ciudad, debido al fuerte olor a humo y en medio de todo esto que ya estaba empezando a propagarse, una sequía sin precedentes. Seguí una ruta que me llevó al Centro Histórico de la región de Manaus, Manaus Modern y Educandos. A principios de octubre también pude fotografiar las regiones del río Cuieiras, que ya sufría la sequía.

Grazi dice que una de las grandes dificultades en relación con esta cobertura es conseguir que los partidarios financien el desplazamiento. Sus salidas son contadores del propio bolsillo y requieren improvisaciones. Soy mi mayor apoyo en estos casos, tienes que tomar riesgos, no todo está tan cómodo todo el tiempo. Así que me llamía una aplicación de motocicletas y estaba mediada por lo mínimo que podía hacer en ese momento, documentar los hechos con la sensibilidad de la mirada. Tu día tuve la suerte de ser una persona que apoyó la idea.

Delitos ambientales, 11 de octubre de 2023: Manaus sin perspectivas horizontales debido al humo (Foto: Grazi Praia)
Delitos ambientales, 11 de octubre de 2023: Manaus sin perspectivas horizontales debido al humo (Foto: Grazi Praia)

El fotógrafo, que no estaba acostumbrado a fotografiar la naturaleza degradada, fue atravesado por el dolor haciendo clic en las imágenes. Entonces tuve un clima distópico y apocalíptico, de la realidad más pura vivió en ese momento. Las condiciones no eran adecuadas, ese era el problema. Ante nuestros ojos, los crímenes ambientales llevan el río lejos. El río que estaba siendo maltratado por la minería ilegal. Mientras fotografiaba, me pregunté: .. está el Amazonas en venta?

Cree en la inclusión que abre “caminos”, grietas, diálogos y respuestas como contrapunto a la elección de la cobertura hecha por los hombres cis. Necesitamos nuevos caminos de pensamiento, reflexión, conexión con la naturaleza y con nosotros mismos como humanidad. Más amor, respeto, unidad, pensamiento crítico sostenible y especialmente el fortalecimiento de la educación ambiental y medidas de monitoreo.

Stéffane Azevedo considera que el mundo de la fotografía y el audiovisual está dominado por los hombres. En la mayoría de sus áticos, ella está acompañada por hombres, incluso aquellos que son superiores a los trabajos de las mujeres, dice. En su último trabajo, denuncia un caso de censura.

Uno de los fotógrafos no quería que enviara mis fotos a la prensa, sólo las fotos de él. Desde que me ocupaba de la oficina de prensa, se encontró con el derecho de reprimirme y decir que no podía tomar fotos, a pesar de que yo era fotógrafo y documentalista.

El fotógrafo señala que todavía hay un largo viaje en el mundo de la fotografía por recorrer, especialmente cuando se trata de visibilidad en los vehículos de comunicación tradicionales. Tenemos que unirnos como mujeres en producciones del mundo audiovisual, siempre invitar a más mujeres a componer la cobertura de los informes. Las barreras son frecuentes y siempre existirán, por desgracia.

Perforar la burbuja sexista

Secado en Tefé revela bancos de arena que dificultan la navegación por la región (Foto: Marizilda Cruppe/Greenpeace).

Fotoperiodista desde hace casi 30 años, Marizilda Cruppe ha tratado temas relacionados con el medio ambiente, la desigualdad social, los derechos humanos, la salud y el género. Cofundador del primer colectivo internacional de fotógrafos, EVE, dos veces jurado y nominador durante varios años de World Press Photo, la mayor e importante competencia y fundación para apoyar el fotoperiodismo. Trabajó en el diario O Globo y, desde 2011, es independiente y colabora con organizaciones humanitarias y ambientales como Greenpeace, Cruz Roja Internacional, Médicos Sin Fronteras, Royal Amazon, Amnistía Internacional, entre otras. Sus fotos ya han sido publicadas en el New York Times, The Guardian, National Geographic France y revistas brasileñas como Trip, TPM y GQ. Relata que en su fotoperiodista siempre ha visto y todavía ve poca diversidad en los equipos.

Me doy cuenta de que la mayoría de los principales medios de comunicación con fines de lucro, periódicos y agencias de noticias, ya sean nacionales o extranjeras, suelen contratar el mismo perfil que un profesional, que es el hombre hetéro, cis y blanco. Cuando contratan mujeres, la mayor parte sigue siendo blanca. Es un hallado, sólo lee los créditos, dice.

Para cambiar este escenario, dice que hay que pensar en la diversidad a la hora de contratar a un profesional y también a la hora de recomendarla. Tiene unos buenos años que suelo recomendar mujeres (trans, no binaria, etc.) y preferiblemente no blancas. No sirve de nada tener un discurso favorable a la diversidad si se trata de indicar a alguien el mismo perfil que siempre prevalece un profesional. Esta es una estadística informal que hago de mi observación del mercado de fotoperiodismo específicamente.

Marizilda cita como ejemplo reciente una invitación hecha por TEDx Amazonia para que fotógrafos y fotógrafos locales exhiban en paneles electrónicos a intervalos de conferencia. El pago se haría en forma de visibilidad para trabajar y entradas para el evento. Como este tipo de moneda no paga mis boletos y vivo en Manaos, lo que no me convierte en un lugar, no acepté. Incluso todos los cumplidos de mi trabajo no fueron suficientes para que yo recibiera las invitaciones a las conferencias sin tener que dar nada a cambio. No juzgo a los que aceptan propuestas irrespetuosas, sólo lamento, porque sólo las actitudes colectivas pueden mejorar nuestro mercado, dice.

Nathalie Brasil cree que en los medios tradicionales el trabajo de las mujeres que cubren la crisis climática en la Amazonía tiene poco espacio. Lo que vi reverbero eran materiales de fotógrafos masculinos, dice. Para ella, en una sociedad estructuralmente sexista, el trabajo de las mujeres que cubren la sequía histórica no es la primera opción.

Se normalizó para no tener mujeres. Cuando las mujeres producen, la revelación es mínima, en el sentido de agendas desafiantes, porque de hecho ser fotoperiodista en la Amazonía es un reto sólo para nuestra propia región.

– Cuáles son esas burbujas a las que tenemos que atenernos? Cómo ser reconocido por otras agencias? – Pregunta Juliana Pesqueira. La fotógrafa confiesa que tuvo que lidiar con restos de misoginia en su trabajo grabando la Amazonía brasileña. Uno de los mayores desafíos se leía como frágil, incapaz y que no soportaría las dificultades logísticas que muchos puestos de trabajo ofrecen. Afortunadamente, nunca tuve ningún problema en llevar a cabo la cobertura en el campo, el trabajo que tenía era explicar que era capaz.

Muchas coberturas que Juliana realiza son guiadas por mujeres. Dice que su trabajo en los últimos años también ha ocurrido a través de indicaciones de ellos. Este cambio en el comportamiento y el fortalecimiento de las redes de contacto ha ayudado mucho a perforar las burbujas. Necesitamos más mujeres que ocupen estos espacios, en pluraleando imágenes, contribuyendo a importantes discusiones en la fotografía y su responsabilidad social. Necesitamos que más mujeres del Norte sean una referencia para nuestra región.

Samara Souza sostiene que el debate sobre la presencia de mujeres en la fotografía y la cobertura de eventos meteorológicos extremos se ha intensificado, pero no refleja en gran parte de los medios de comunicación. Siento una lógica que las obras masculinas y suicidas han construido una buena parte de la referencia visual de cómo retratar la Amazonía y este fortalecimiento entre ellos no hace espacio para la diversidad de looks. Incluso hay mujeres que prefieren confiar en el trabajo de los hombres para mantenerse al frente de ellos.

Desde el inicio de su trayectoria documental de la sequía, fue en ocasiones en las que Samara estuvo acompañada por otras mujeres de los equipos. En lugares más remotos, ninguna mujer formaba parte del grupo fotográfico y audiovisual en la cobertura. Más que eso, ya he entrado en el trabajo siendo la única mujer de todo el viaje. Es más común de lo que crees.

El fotógrafo afirma que estos espacios son en su mayoría masculinos y que los hombres ni siquiera piensan en la ausencia de mujeres. La falta de oportunidades y la devaluación repercuten directamente en la remuneración de los profesionales.

En Manaus, todavía es posible cubrir a las mujeres, pero hay dos o tres en medio de un equipo predominantemente masculino. E incluso se vuelve más intimidante, informa Samara.

Los desafíos de la cobertura

Desde el lago Tefé hasta el pueblo Porto Praia tomó más de una hora de voadeira y 40 minutos a pie. En un período completo, la ruta se realiza en 50 minutos de voadeira (Foto: Stéffane Azevedo).

Los retos y dificultades son compartidos por los profesionales en el campo, especialmente aquellos que trabajan de manera independiente. En la sequía, los fotoperiodistas se enfrentan a una logística costosa y peligrosa, especialmente para la navegación fluvial. Según Marizilda Cruppe, la mayor dificultad para cubrir la sequía es el coste del desplazamiento. Sólo piensas que la Amazonía tiene cuatro Alemanias. Los caminos aquí son los ríos y estamos viviendo una sequía histórica, refuerza al fotoperiodista, que, a pesar de tener experiencia, equipo (incluyendo dron) y contacto con personas que quieren contar sus historias, no tiene forma de pagar los gastos de viaje sin saber si podrán vender su trabajo.

Hasta la pandemia podría hacer eso, pero ahora ya no puedo permitirme este lujo. Creo que lo mismo le pasa a otras mujeres. Esta situación me causa cierta angussión, porque la ventana para esta documentación es corta y es esencial guardar estas historias para el futuro. Cuando llegue el invierno, será futuro y estas imágenes serán históricas.

Para Samara Souza, la principal dificultad son las largas distancias recorridas durante la cobertura, que causa agotamiento físico. Con viajes más lentos, los barcos necesitan tomar caminos más grandes, por lo que los gastos de combustible y insumos también aumentan. Otro punto de dificultad es el apoyo financiero y la remuneración por el trabajo.

El tiempo de caminar para subir en las comunidades también es más largo, los barrancos son grandes trampas y si no estás atento, todo se vuelve muy cansado, dice. Usted tiene que ser contratado para cubrir y llegar a lugares más distantes, independientemente es inviable usted para pagar por la logística.

Lago Kabbalian en Manacapuru (AM). En 2023, los estados de la Amazonía enfrentan una fuerte sequía, que secó a los lechos de ríos y lagos en varios municipios, dejando poblaciones aisladas y animales muertos. (Foto: Marizilda Cruppe/ Greenpeace).

En este proceso, la logística y la seguridad de los viajes se ve afectada. En la mayoría de los municipios amazónicos, el acceso es a través de río, exprés o barco de línea. Ir solo para cubrir las agendas, con equipo, puede dar lugar a situaciones de malestar y miedo.

Debido a la seguridad, Nathalie Brasil prefiere estar acompañada en su cobertura. He estado en otras agendas en todo el curso de mi carrera y es peligroso. Estar con alguien, específicamente los hombres, da una mayor sensación de seguridad. En los últimos outs, llagué a mi novio y o a un compañero fotógrafo.

Además de la seguridad, Nathalie también tiene dificultades para acceder a lugares lejanos en Manaos. Para esto, tendría que viajar en avión, barco o barco. Sería un alto costo, así que esta vez no fue posible.

Stéffane Azevedo comparte con el resto de fotógrafos la inseguridad de ir y venir solo a lugares más lejanos, además de la falta de reconocimiento de su trabajo y la dificultad en relación con el desplazamiento.

Elwidge es la peor parte. Por ejemplo, en la aldea de Arauiri tomamos una voadeira y pasamos casi dos horas para acercarnos al lugar, luego caminar por el bosque cerrado 50 minutos y luego tomar una cola y pasar otros 20 minutos. En la mayoría de los pueblos tenemos que hacer rutas que son extremadamente agotadoras.

Juliana Pesqueira señala que, además de las dificultades de logística, seguridad y financiera, existe el reto de obtener recursos para cubrir agendas con calidad, sensibilidad y la atención que merecen. Muchos vehículos no entienden el desafío logístico de la región y el presupuesto que necesitan comprometerse para cubrir la sequía, lo que hace que muchos no compren la agenda, reflexionando directamente sobre el borrado de la historia sobre el tema, concluye.

Fuente: https://amazoniareal.com.br/especiais/o-olhar-das-fotografas-sobre-a-seca-historica-da-amazonia/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies