Google Tag Manager

Silenciar las voces contra el genocidio en las instituciones académicas es un delito

Al reprimir voces como la coalición CU Apartheid Divest, que consta de 120 grupos, Estudiantes por la Justicia en Palestina y la Voz Judía de la Paz, la Universidad de Columbia está sentando un precedente peligroso.

Silenciar las voces contra el genocidio en las instituciones académicas es un delito

El activismo pro-palestino alcanzó nuevas alturas en algunas de las instituciones más reputadas del mundo. Se ve a estudiantes de todos los ámbitos de la vida, reacios al genocidio y al asesinato demoníaco, sostenido de mujeres y niños inocentes que viven bajo la ocupación israelí, peleándose con administraciones universitarias y manifestantes pro-statu quo para mantener viva a Palestina en la conciencia colectiva.

Sin embargo, el activismo anclado en principios, racionalidad, moralidad y adhesión al derecho internacional está siendo silenciado de manera sistemática y deliberada. Esto es a la vez criminal y aborrecible.

Tomemos como ejemplo la Universidad de Columbia en Nueva York. Columbia es conocida por su dedicación a la excelencia académica, la libertad de pensamiento, las protestas y la agitación. El efecto dominó de los desafiantes estudiantes pro-palestinos en el campus universitario también es palpable en protestas similares que tienen lugar en todo Estados Unidos. Los manifestantes exigen el fin de la ayuda militar ilimitada a un régimen genocida, la desinversión de un gobierno de apartheid en “Israel” y la suspensión de los vínculos con las universidades israelíes. Sus demandas son consistentes con las de otros grupos pro-palestinos, como el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones, que continúan defendiendo los derechos de los palestinos frente al genocidio.

Sin embargo, la respuesta de la administración de la Universidad de Columbia ha sido escalofriante y un claro recordatorio de que las voces antigenocidas deben ser controladas o silenciadas por completo. Aproximadamente 108 manifestantes, incluida la representante demócrata, la hija de Ilhan Omar, Irsa Hirsi, han sido arrestados por la policía de Nueva York. Hirsi, que estudia en el prestigioso Barnard College of Columbia, afirmó que su arresto se debió a su decisión de solidarizarse con los palestinos que están siendo masacrados impunemente por el gobierno de Netanyahu. El Campamento de Solidaridad con Gaza que se instaló en el campus también estaba siendo intimidado sistemáticamente con la emisión de citaciones por invasión junto con acusaciones de que la administración gubernamental estaba siendo obstruida y exigida. Sin embargo, según el comisionado de la policía de Nueva York, los estudiantes arrestados eran pacíficos y no resistieron. Su declaración es evidencia para sugerir que esta represión es una campaña para silenciar las voces de los estudiantes y no de organizaciones terroristas como el Ku Klux Klan.

Lo que es aún más inquietante es que el director de la institución que dice ser una vanguardia de la libertad de expresión y de creencias ha considerado los campamentos de manifestantes como un peligro “claro” y “presente” para el funcionamiento sustancial de la universidad. El presidente de la Universidad de Columbia, Nemat “Minouche” Shafik, afirmó en un memorando a la policía local que más de 100 personas ocupaban la zona. Nemat, nacida de padres musulmanes egipcios, también testificó ante el Comité de Educación y Fuerza Laboral de la Cámara de Representantes sobre la ‘Respuesta de la Universidad de Columbia al antisemitismo’ y afirmó que encontró comentarios de manifestantes que gritaban ‘larga vida a la Intifada’ y ‘del río al mar’. ‘ como ofensivo y antisemita. En Barnard tampoco hubo mucha diferencia.

El personal de la facultad de artes liberales para mujeres de Columbia identificó a los estudiantes en el campamento y les dijo que se fueran o serían sancionados. La universidad también impuso a ciertos estudiantes una suspensión provisional sin indicar cuánto duraría. El razonamiento dado por la administración era igualmente falso. Al parecer, la universidad buscó priorizar el aprendizaje de los estudiantes mientras vivían en un entorno inclusivo y libre de acoso. La verdad es que son los manifestantes los que sufren el acoso por izar la bandera palestina y pedir el fin del genocidio, como ha sido confirmado por la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los Territorios Palestinos Ocupados, Francesca Albanese, Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

Los llamados a poner fin al genocidio es precisamente lo que impulsó a Sudáfrica a acudir a la Corte Internacional de Justicia para responsabilizar a “Israel” y es impensable que estudiantes, muchos de ellos ahogados por préstamos estudiantiles y crisis personales y suspendidos por la Universidad de Columbia se les impide pensar y expresarse libremente.

También sugiere que cualquier intento de censurar las políticas de “Israel” se enfrentaría a una respuesta de mano dura. Para un país que se enorgullece de su tradición académica y atrae a algunos de los estudiantes más talentosos de todo el mundo, esto es simplemente criminal. Negarles el derecho a expresar enojo, consternación y disgusto ante la incesante ola de ayuda de Estados Unidos a “Israel” subraya la duplicidad. Expone cómo incluso las instituciones académicas no son inmunes a la politización y brindan apoyo generalizado a “Israel”.

La ampliación de los plazos por parte de la administración de la Universidad de Columbia no ayudará. Sólo prolonga el status quo. Si bien podría dar a los estudiantes un poco más de espacio para sus esfuerzos de promoción, no aborda la génesis del problema. Las universidades deben suspender la cooperación con las universidades israelíes y presionar a la administración Biden para que retire la ayuda militar al gobierno de Netanyahu para evitar tales protestas.

La magnitud del sufrimiento con más de 34 mil personas que han pérdido la vida es simplemente demasiado para los estudiantes a quienes a menudo se les enseña teorías sobre resolución de conflictos, relaciones internacionales y bienestar público en sus aulas.

Lo que está ocurriendo en universidades como la de Columbia en forma de arrestos de estudiantes, silenciamiento deliberado de las voces disidentes e impedir que se mencione a Palestina en la conciencia colectiva es criminal.

Fuente: https://espanol.almayadeen.net/articles/1850377/silenciar-las-voces-contra-el-genocidio-en-las-instituciones

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies